LinuxParty

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Nadie se sorprenderá si digo que las hormigas poseen una extraordinaria habilidad para transportar cargas enormes y proporcionalmente muy pesadas. De hecho, cierta especie asiática es capaz de levantar 100 veces su propio peso. Sin embargo, para revelar el modo en el que las hormigas mueven la cabeza de forma controlada, manteniendo el equilibrio de la carga que transportan, los científicos han tenido que recurrir a cámaras de vídeo de alta velocidad. Y lo que han descubierto es que el secreto está en el cuello del insecto.

Las hormigas cortadoras de hojas (Atta vollenweideri) consiguen transportar trozos de plantas mucho más grandes y pesados que ellas mismas, a distancias que en ocasiones superan los 100 metros.

Para maximizar la cantidad de hierba que transportarán, estas hormigas (habitantes de la región de Chaco en el norte de Argentina y Paraguay) suelen seleccionar trozos largos. La labor no es sencilla, puesto que además de levantar la brizna hace falta mantenerla en equilibrio mientras se avanza.

Un reciente estudio realizado en universidades británicas y alemanas, ha descubierto de forma experimental el modo en que estos insectos logran este prodigio "circense".

Los científicos ofrecían trozos de papel empapados en zumo de naranja a las hormigas y grababan sus desplazamientos con cámaras de alta velocidad para medir los movimientos de sus cabezas y los ángulos empleados en el transporte de la carga.

Al parecer, el secreto para que mentengan el equilibro radica en el modo en que combinan el centro de gravedad de su propio cuerpo y de la carga, para que este quede justo encima del área de las patas de apoyo.

Para encontrar el ángulo correcto, las hormigas varían la posición del fragmento transportado con movimientos de la cabeza (hacia arriba y abajo) realizados mediante la articulación del cuello. Esto les permite ajustar la posición de la hoja incluso cuando caminan por pendientes o sobre objetos.

Cuanto avanzan cuesta arriba inclinan más la brizna de hierba, y cuando lo hacen cuesta abajo, el ángulo elegido es mucho menos acentuado.

Los investigadores, no esperaban que las hormigas cortadoras de hojas hubieran desarrollado una adaptación que les permitiera transportar fragmentos largos de hierba, y tampoco habían observado nunca a ningún insecto empleando la articulación del cuello para ajustar la posición de la carga transportada.

Incluso las criaturas pequeñas consiguen sorprender a la ciencia cuando se las estudia de forma minuciosa. 

Me enteré leyendo la BBC.

Vía: Yahoo!

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar



Redes:



 

Suscribete / Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Donar a LinuxParty

Probablemente te niegues, pero.. ¿Podrías ayudarnos con una donación?


Tutorial de Linux

Nos obligan a moslestarte con la obviedad de que este sitio utiliza Cookies. Ver política