Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La ciudad de Barcelona ha sido la primera en unirse a la campaña europea "Dinero público, código público". Pues bien, la estrategia será reemplazar las aplicaciones de usuario con alternativas de código abierto, hasta que sólo quede el sistema operativo. A continuación reemplazar Windows. Con dicha estrategia, también quieren ahorrarse la millonada que gastan en licencias innecesarias, además de reducir la dependencia de proveedores privados con contratos blindados durante décadas. Esperan haber acabado a final de mandato, en el 2019.

Vía Barrapunto.